Nuevas tecnologías para el trasporte óseo

15 septiembre, 2019

El Dr Alfonso Queipo de Llano del Instituto Dr. Luna – Eurolengthening asistió al 28th Annual Scientific Meeting Limb Lengthening and Reconstruction Society: ASAMI–North America July 19 & 20, 2019 en Boston. En dicho congreso nuestro equipo compartió las ultimas novedades en tecnologías aplicadas al transporte óseo.

La fijación externa convencional para el trasporte óseo aunque sigue siendo el “estándar oro” pero está perdiendo terreno con la a parición de los clavos IM magnéticos y otras técnicas como la del trasporte con el cable. El alargamiento óseo con clavos intramedulares gracias a un dispositivo magnético fue introducido en 2011, estos clavos inicialmente fueron diseñados solo para el alargamiento de los segmentos óseos como el fémur o la tibia, y más recientemente también en el húmero, dado los buenos resultados y su buena tolerancia han sido introducidos también para la técnica del transporte óseo, es decir la reconstrucción de defectos óseos.

1º El trasporte óseo con clavo IM asistido con una placa, la técnica quirúrgica empleada consistía en usar una placa fijada en los extremos para evitar el acortamiento así como guiar al segmento trasportado por el clavo al punto de atraque, una vez en el punto de atraque se podía aportar el injerto óseo. Otros autores en este momento preferían quitar el clavo de trasporte IM y la placa y sustituirlo por un clavo intramedular estándar bloqueado proximal y distalmente. Posteriormente se aportaría injerto autólogo en el punto de atraque si se requiere. La experiencia es todavía limitada Kory D. y cols la realizaron en la tibia de cinco pacientes (4 hombres, 1 mujer) con buen resultado pues todos los pacientes recuperaron con éxito su miembro inferior postraumático. En estos casos se requirió a un cirujano plástico para realizar una cobertura ya que estas lesiones están altamente asociadas con lesión importante de los tejidos blandos. John D. Wyrick MD y Douglas Beaman, e presenta una revisión retrospectiva de cuatro pacientes que tenían un defecto óseo segmentario promedio de 9 cm (rango de 6,5 a 10 cm) tratados con un transporte de segmento de hueso asistido por placa mediante un clavo de alargamiento interno magnético combinado con una placa de bloqueo lateral. Los pacientes fueron tratados de forma escalonada con la osteotomía y la colocación de la uña de alargamiento interno realizada aproximadamente un mes después de la reducción abierta y la fijación interna de las fracturas abiertas del fémur distal. En el momento del acoplamiento, a los pacientes se les cambió la el clavo de alargamiento por uno de trauma y para soportar más peso. Los pacientes fueron seguidos hasta que fueron completamente ambulatorios sin ninguna ayuda, con un seguimiento promedio de 16 meses (rango 11-19 meses). El tratamiento exitoso de defectos de al menos 10 cm se puede obtener con esta técnica sin la necesidad de un fijador externo. No se observaron no uniones del sitio de atraque o del sitio de distracción y también se observó una alineación excelente.

Esquema transporte óseo

2º Clavo diseñado para el trasporte óseo. Para realizar un trasporte óseo con un clavo se requiere un implante especial, es decir un clavo que se deslice sobre otro con una distancia máxima de transporte. El uso de la osteogénesis por distracción después de la resección del tumor permite la reconstrucción intercalar utilizando el propio hueso del paciente. Estos se han utilizado con éxito tras resecciones tumorales Lee M. Zuckerman, MD, et al. Lo empleó en un caso utilizando un clavo de transporte óseo.

3º Transporte óseo con cable

La fijación externa tradicional tiene la ventaja de no tener límite en el defecto óseo a trasportar, pero el inconveniente de que los clavos de Schanz tienen que deslizarse y desgarrar la piel, a veces en mal estado y a veces han sido reconstruidas con colgajos que se tiene que proteger. La técnica consiste en “amarrar” con un cable el segmento a transportar que apoyado en el segmento distal y tras pasar por la piel se pasan por unas poleas al FE circular  que luego se fijan a un dispositivo de distracción que se realiza 1mm/día. Con vistas a tener el menor tiempo posible el FE una vez finalizado el trasporte se realiza un enclavamiento intramedular estándar.  Stephen M. Quinnan, MD, Roberto Hernández–Irizarry, MD lo realizaron en 37 pacientes adultos, diecisiete (85%) pacientes tenían defectos por fracturas abiertas graves de tibia (AO / OTA 42), 2 (10%) por falta de unión séptica tibial y 1 (5%) por osteomielitis. La pérdida ósea promedio fue de 11,6 cm (6–24). La tasa de unión de fracturas y la curación del hueso regenerado fue del 100%. Un paciente desarrolló una infección profunda 6 meses después de la curación y requirió desbridamiento, extracción del clavo y antibióticos intravenosos sin más secuelas o limitaciones en el seguimiento final. Para los autores este método puede representar un nuevo estándar de oro en la reconstrucción del defecto óseo tibial con osteogénesis por distracción.

Taller transporte óseo por cable